LA ROTONDA. La fusión perfecta de naturaleza y arquitectura

rotonda-palladio-surroundings

Andrea Palladio |

Vicenza, Italia [1566]


Hace poco más de dos años viajamos por el norte de Italia. Hacía tiempo que quería visitar la obra de Andrea Palladio, de manera que nos dirigimos a Vicenza, una pequeña ciudad del Véneto que alberga varios de los edificios de éste gran arquitecto. La primera visita del día estaba decidida, así que a primera hora de la mañana ya estábamos en La Rotonda, una de sus obras más importantes y que más veces ha servido de modelo en el mundo de la arquitectura.


rotonda-palladio-fronton


Una vez allí, y bajo un sol abrasador de agosto, emprendimos el camino que conduce a la idílica villa. Pero en lugar de explicaros mi experiencia, prefiero citar las palabras del propio Palladio, quien en el segundo de sus “I Quattro Libri dell’Architettura”, describía así este fantástico lugar:

“El emplazamiento es uno de los lugares más agradables y encantadores que uno podría imaginar, ya que está en la cima de una pequeña colina fácil de ascender; por un lado esta bañada por el Bacchiglione, un río navegable, y por el otro lado está rodeada por otras agradables colinas que parecen un gran teatro y que están completamente cultivadas y repletas de maravillosos frutos y excelentes vinos; así, como disfruta de las vistas más maravillosas a cada lado, algunas de las cuales están limitadas, otras son más extensas, y otras incluso acaban en el horizonte…”.

Seguro que después de esto os podréis imaginar perfectamente la emoción que se siente al llegar a la Villa. Es un lugar silencioso y con poca gente, perfecto para relajarse, pasear por sus alrededores y disfrutar de un bello ejemplo de arquitectura del Renacimiento.


rotonda-palladio-entrance

rotonda-palladio-views


Ahora que ya nos hemos ubicado en el entorno, vamos a conocer un poco mejor este tipo de arquitectura civil, que tan popular se hizo durante el siglo XVI. Las Villas son construcciones rurales de familias adineradas, las cuales se destinaban no solo a vivienda rural, sino que también eran centros de producción agrícola, con campos de cultivo, viñedos, e incluso establos y almacenes.

Las Villas Palladianas se hicieron muy famosas entre la alta burguesía Veneciana que, aparte de su palacio en la ciudad, no querían perderse las ventajas de la vida en el campo. Esto era lo que decía Palladio de ellas: “Aunque es muy adecuado para un caballero tener una casa en la ciudad (…), el mayor rendimiento y placer se lo proporcionará su casa de campo, donde gozará viendo como la tierra aumenta su riqueza o paseando a pie o a caballo, y donde conservará su cuerpo fuerte y sano, y la mente reposará de las fatigas ciudadanas, ya sea con quietud, dedicándose al estudio, ya sea contemplando la naturaleza”.


rotonda-palladio-garden


Fueron más de 20 las Villas que Palladio construyó en la región del Véneto, que hoy son Patrimonio de la Humanidad. Las Villas se insertan en el paisaje, creando una harmonía entre el volumen sólido y el espacio natural que las rodea. Sus imponentes fachadas, de estilo clásico y dominadas por columnas y frontones, se abren al paisaje para poder disfrutar de las vistas desde el interior de la villa y sus galerías.

De entre todas ellas, la Villa Capra, otro de los nombres con que se conoce La Rotonda, es el ejemplar más destacado, donde la naturaleza y el volumen arquitectónico se funden bajo unas proporciones ideales.


rotonda-palladio-loggia


La historia de la Villa Capra empieza en 1565, cuando el sacerdote y conde Paolo Almerico se retira de la Curia Romana y se traslada a Vicenza. Como considera que no necesita un gran palacio, encarga a Palladio una residencia de campo donde poder dedicarse al estudio y la meditación.

Así, el arquitecto recurrió a la inspiración de la arquitectura religiosa, basándose en plantas como la de San Pietro in Montorio, de Bramante. Finalmente, Palladio proyectó un edificio de planta cuadrada y completamente simétrico, que se organiza mediante una sala circular en el centro. Ésta última está cubierta por una cúpula semiesférica e iluminada por un óculo central, y es la que confiere al edificio el nombre de La Rotonda. Todas las habitaciones son perfectamente rectangulares, y se disponen rodeando la sala central de manera que puedan gozar de las vistas hacia la naturaleza.


rotonda-palladio-interior-rotonda


La decoración interior se corresponde a la época del Cinquecento Italiano. La Villa cuenta con espléndidos frescos que representan escenas religiosas y hasta una alegoría sobre la vida de Paolo Almerico, su primer propietario. La sala central es la más espectacular, con balcones e increíbles frescos que fingen ser columnatas y enormes figuras de la mitología griega.

Siento decir que no es posible hacer fotos en el interior de la Villa Capra, por lo que no me ha quedado otra opción que tomar prestadas algunas de las fotografías del interior que muestra la web oficial del edificio. En este caso creo que era absolutamente necesario, ya que sería una pena que os lo perdierais.


rotonda-palladio-interior-pintura

rotonda-palladio-interior-sculpture

rotonda-palladio-interior-ceiling


Una vez visitado el interior de la Villa, era el momento de disfrutar de su exterior, no menos impactante. El edificio se eleva sobre un basamento, y cada frente dispone de una gran escalinata para poder acceder a la vivienda. Las cuatro fachadas son exactamente iguales, a excepción de las pequeñas alteraciones que puedan tener para adaptarse al terreno, y están inspiradas en los templos griegos y romanos. Éstas están orientadas girando 45 grados respecto a los puntos cardinales, de manera que todas las habitaciones tienen sol en algún momento del día. Cada fachada cuenta con entablamento y frontón, sustentados por seis columnas jónicas que dan paso a las galerías, denominadas logias.

Con las fotografías lo podréis entender mucho mejor, y notaréis como éstas últimas -logias- se inspiran en el pronaos clásico, que es el vestíbulo de entrada a los templos griegos y romanos. Estas logias, que se utilizaban como espacios de reunión o descanso con unas vistas estupendas, acaban por dar a la planta una forma de cruz griega.


rotonda-palladio-plan


La Villa Capra se encuentra dentro de la arquitectura Manierista, que se produjo a finales del Renacimiento. En ella se rechaza el equilibrio y la harmonía de la arquitectura clásica, de manera que incumple sus normas en busca de la provocación. En La Rotonda, Palladió llevó a tal extremo el concepto de la unidad y la proporción del edificio que la Villa llega a perder el carácter funcional. Su estricta simetría y la desaparición de la idea tradicional de fachada única y principal, son un claro ejemplo de esa provocación.

La Rotonda fue la Villa que más influencia tuvo en la arquitectura neoclásica de los siglos XVIII-XIX, llegando a ser fuente de inspiración para importantes edificios en Europa y Estados Unidos, e incluso para la propia Casa Blanca.


rotonda-palladio-main

rotonda-palladio-capra

rotonda-palladio-basement-entrance


Es importante apuntar que en 1585, cinco años después de la muerte de Palladio, Vincenzo Scamozzi se encargó de finalizar La Rotonda introduciendo algunos cambios. Él fue quien incluyó el óculo en la cúpula semiesférica, inspirándose en el Pantheon de Roma. También construyó la parte rústica separada del edificio, llamada barchessa, para permitir llevar a cabo los trabajos agrícolas que en un principio no se habían contemplado.

Scamozzi no fue el único, ya que los hermanos Capra, quienes compraron la Villa en 1591 y le dieron su segundo nombre, fueron los que aportaron la decoración interior actual. Más tarde, en el S.XVIII, se realizaron algunos cambios en los entrepisos, la escalinata y el ático interior, aunque unos años más tarde la escalinata volvió a su forma original.


rotonda-palladio-basement-corridor


Hay mucho más que contar sobre Andrea Palladio. Sin embargo, espero que por el momento sea suficiente con su esfuerzo por llevar la idea del palacio al campo con sus Villas Palladianas. Aparte de ser todo un éxito, no podemos negar que es uno de esos casos en que la arquitectura hace que la naturaleza sea aún más bella.


rotonda-palladio-ariza

4 thoughts on “LA ROTONDA. La fusión perfecta de naturaleza y arquitectura

  1. Felicidades y gracias por compartir tu afición de architecta fotógrafa y viajera, mi esposo y yo también compartimos estos maravillosos viajes culturales y nos encanta recordar nuestros recorridos con tus excelentes y bien documentados comentarios, ojalá podamos compartir algún viaje en el futuro, con mucho cariño y admiración te escribo desde Gudalajara, Jalisco, México. Magdalena Renteria

    1. Muchísimas gracias Magdalena, me encanta que my Architectural Visits os recuerde a vuestros viajes! La verdad es que una de las cosas más gratificantes son los viajes donde aprendemos muchísimo, y es por eso que quiero compartirlos con vosotros. Espero que sigáis visitándome!
      Un abrazo y hasta pronto!
      Helena

Deja un comentario