LA CITÉ FRUGÈS. Un barrio moderno para la clase obrera.

cite-fruges-le-corbusier-panorama

Le Corbusier + Pierre Jeanneret |

Pessac, France [1924-1926]


¿Imagináis una ciudad totalmente diseñada por Le Corbusier en donde se pusieran en práctica sus estudios sobre vivienda social?

Pues no sólo tuvo la ocasión de hacerlo sino que, casi un siglo después, aún podemos recorrer las calles de La Cité Frugès, una de sus primeras ciudades jardín situada al suroeste de Francia.


cite-fruges-le-corbusier-rue


Los que ya habéis leído algunas de mis visitas bien conocéis mi devoción por la arquitectura de Le Corbusier, que me ha llevado a varios puntos de Francia y Suiza en busca de su obra [La Tourette]. Aún así, cada vez que visito uno de sus edificios me sigue sorprendiendo que muchas de sus iniciativas sigan hoy de plena actualidad.

Pero mejor empecemos con la visita y así podréis sacar vuestras propias conclusiones.


cite-fruges-le-corbusier-gratte-ciel-detail


Tenemos que remontarnos a 1923, año en que Le Corbusier finaliza su libro Vers une architecture -Hacia una arquitectura-, en el que defiende la vivienda social económica.

Esto llamó la atención de Henri Frugès, un industrial azucarero de éxito que se sentía atraído por las innovaciones artísticas y arquitectónicas del momento. El deseo de Frugès era alojar a sus obreros en “una gran pradera rodeada de pinos, creando una ciudad jardín”. Así, tras leer Vers une architecture, se puso en contacto con Le Corbusier.


cite-fruges-le-corbusier-ariza


“Le autorizo a poner en práctica sus teorías; deseo alcanzar unos resultados realmente concluyentes en la reforma de la vivienda económica: Pessac debe ser un laboratorio…” éste fue el encargo, según Le Corbusier, que le hizo Henri Frugès en 1924. Así, ese mismo año empezaban a construirse Los Barrios Modernos Frugès en la ciudad de Pessac, situada a unos 20 km de Burdeos.

La elección del lugar no fue casual, sino que respondía a una serie de requisitos muy importantes para el promotor. Para empezar, el emplazamiento estaba completamente rodeado de bosque y no había estado edificado previamente. Era adecuado por la proximidad a las industrias donde trabajarían los habitantes del barrio, y justo al lado pasaban las vías del tren, que eran signo de modernidad por aquel entonces. Por último, la zona estaba cerca de un hospital de tuberculosis, una enfermedad muy frecuente entre los obreros de esa época.


maison-zig-zag-le-corbusier-fruges-car


La finalidad del nuevo barrio era ofrecer unas viviendas dignas a gente sin muchos recursos, para lo que Le Corbusier se inspiró en la ciudad jardín inglesa. De las 135 viviendas previstas en un inicio, tan solo 53 se llegaron a construir, y todas ellas con un espacio de terreno donde poder cultivar sus propios alimentos.

Hoy en día tan sólo se conservan 50 viviendas, ya que 3 de ellas fueron destruidas durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, cuyo objetivo era afectar la vía férrea colindante.


cite-fruges-le-corbusier-gratte-ciels


En La Cité Frugès podemos encontrar seis modelos distintos de casa, los cuales Le Corbusier, junto con su primo Pierre Jeanneret, llevaba estudiando desde 1914Zig-ZagQuinconces [Damero], Jumelle [Gemela], Gratte-Ciel [Rascacielos], Arcade [Arcadas] e Isolée [Aislada].

Se podría dedicar un post a cada una de ellas, pero por ahora nos vamos a centrar más en el conjunto del barrio. Más adelante ya veremos un poco mejor una Maison Gratte-Ciel, que es la única que se puede visitar.


cite-fruges-le-corbusier-plan


Todos los tipos son modelos de vivienda estandarizada que pretendían ser económicos y de rápida construcción. Sin embargo, la falta de experiencia con las nuevas técnicas constructivas y problemas con los procesos administrativos hicieron que la obra se retrasara mucho. Esto supuso que Henri Frugès acabara invirtiendo parte de su fortuna y acelerara su propia quiebra, lo que provocó que no se construyera la totalidad del barrio.

A continuación tenéis los distintos modelos de vivienda. Veréis que entre ellos podemos encontrar bloques que contienen desde una sola vivienda hasta seis. Todas ellas comparten una serie de características, como son las terrazas y los patios, las ventanas moduladas y hasta la previsión de un espacio para el coche. Con esto último ya podemos ver la obsesión de Le Corbusier por la máquina, ya que en aquél momento los obreros aún no disfrutaban de vehículos propios.


maison-zig-zag-le-corbusier-fruges
Maison Zig-Zag
quinconce-le-corbusier-cite-fruges
Maison Quinconces
pessac-jumelle-le-corbusier-fruges
Maison Jumelle
gratte-ciel-le-corbusier-front
Maison Gratte-Ciel
pessac-arcade-le-corbusier-cite-fruges
Maison Arcade
maison-isolee-le-corbusier-fruges
Maison Isolée

Actualmente se trata de un barrio tranquilo, por donde los curiosos se pasean buscando la foto perfecta mientras unos simpáticos gatos se acercan a saludar. Sería estupendo poder visitar los diferentes tipos de vivienda, pero por ahora tan sólo es posible pasear por sus calles y ver las fachadas, ya que éstas son privadas.

No fue hasta 1983 cuando la ciudad de Pessac compró una de las casas y la rehabilitó completamente, la Maison municipale Frugès. Gracias a ello, hoy es posible realizar una visita guiada por una de las casas Gratte-Ciel, donde también se trata la historia y detalles de todo el barrio.


pessac-fruges-le-corbusier-facade


En ella pudimos ver las innovaciones que se aportaron a Los Barrios Modernos Frugès, como la instalación de agua corriente o la colocación del lavabo en el interior de la vivienda, que era un lujo por aquel entonces. El horno de la cocina generaba calor para el agua del baño, mientras que la chimenea situada en la planta primera se encargaba de distribuir calor a todas las estancias a través de una red de conductos.


pessac-fruges-le-corbusier-interior-detail

pessac-fruges-le-corbusier-interior-wall


Algo que me llamó la atención fue que el agua de lluvia se recogía y almacenaba para regar el jardín, cuando aún hoy pocos lo hacen.

Todo esto mejoró sustancialmente la calidad de vida de sus usuarios, provocando que las familias adineradas se interesaran en aquel momento por el nuevo barrio.


pessac-fruges-le-corbusier-interior


El estilo de las viviendas se calificó en aquel momento como “internacional” o incluso “alemán”, y llegaron las críticas. Se comparaban las viviendas con los terrones de azúcar de Henri Frugès.

Con el tiempo, las casas empezaron a tener algunos problemas debido a los materiales constructivos, y muchas familias empezaron a transformar las viviendas según sus necesidades. Dividieron los espacios interiores para formar nuevas habitaciones, eliminaron las ventanas horizontales para crear ventanas cuadradas más pequeñas, taparon las terrazas, pusieron cubiertas inclinadas, eliminaron el garaje… El barrio se fue deteriorando mucho con los años, y se llegó incluso a plantear su demolición a principios de los 70.


cite-fruges-le-corbusier-ruins


No obstante, en 1973 un propietario inició la renovación integral de una de las casas, catalogadas como monumento histórico en 1980, lo que marcó el inicio de un proceso de restauración de todo el barrio.

A día de hoy aún son muchas las construcciones que se encuentran en muy mal estado, incluso abandonadas. No es un barrio muy bien valorado por los habitantes de Pessac, aunque cada vez son más los que se interesan por las viviendas y las devuelven a su estado original.
La verdad es que la primera impresión del barrio es impactante. No había visto imágenes actuales, así que en mi primer paseo por la calle Le Corbusier me sorprendió muchísimo el aspecto de algunas viviendas.


cite-fruges-le-corbusier-gratte-ciel-ruin

cite-fruges-le-corbusier-ruins


Los colores de los muros -ocre, celeste y verdemar- que modelaban los planos en el espacio, ahora también nos indican las fachadas que no han sido modificadas con respecto al proyecto original. El resto son blancas, entre las cuales podemos encontrar algunas totalmente transformadas e irreconocibles.


maison-quinconce-le-corbusier-cite-fruges-mod

cite-fruges-le-corbusier-gratte-ciel-back


Cuando Le Corbusier vio lo que los propietarios habían hecho con las viviendas, éste dijo desanimado: “la vida tiene razón y el arquitecto se equivoca”.

No se qué pensaréis vosotros, pero estoy segura que las fotos de mi recorrido no os dejaran indiferente.


cite-fruges-le-corbusier-modified


Como no me gustaría que os quedarais con esta imagen de Los Barrios Modernos Frugès, os dejo a continuación las fotos de la maqueta que se encuentra en la planta baja de la Maison municipale Frugès. En ella podréis ver el proyecto original del barrio, tal y como Le Corbusier lo ideó y antes de que sufriera ningún tipo de contratiempo o transformación.


cite-fruges-le-corbusier-miniature

cite-fruges-le-corbusier-miniature-zig-zag


La voluntad de la ciudad de Pessac es que algún día el barrio vuelva a lucir como el primer día, y para ello dan apoyo técnico a los nuevos y antiguos propietarios que quieran rehabilitar las viviendas. Hará falta bastante tiempo para conseguirlo, pero cuando esto suceda espero volver a pasear por él y traeros nuevas fotos para que lo veáis.


cite-fruges-le-corbusier-gratte-ciel-stair


Para acabar, os recomiendo que paséis por mi visita al Weissenhofsiedlung, si es que aún no lo habéis hecho. En ella se explica mejor la vivienda en masa y su industrialización, ya que Le Corbusier fue el encargado de hacer una de las construcciones para la exposición internacional Die Wohnung, organizada por Mies Van der Rohe.

Estoy segura de que os ayudará a entender mucho mejor este estilo de arquitectura, ya que muchos de los recursos que allí se emplearon también se habían puesto en práctica anteriormente en Los Barrios Modernos Frugès.


cite-fruges-le-corbusier-ariza-visits

9 thoughts on “LA CITÉ FRUGÈS. Un barrio moderno para la clase obrera.

  1. Uau!!! Quina passada Helena! Ara mateix me n’hi anava i n’arreglava una per amor a l’art. I si tingués calers, la comprava i tot. Podrien fer una campanya de voluntariat per restaurar-les, un camp de treball d’estiu o alguna cosa així. Hahaha…

    1. Moltes gràcies!!! A mi també em van venir ganes de comprar una! jajajaj… a més, n’hi ha que estan a la venda!
      Súper idea això de fer una campanya de voluntariat!!! M’apunto! 😉
      Una abraçada!

  2. Enhorabuena por el reportaje. Lástima que hayan continuado restaurándose. Las visité hace casi 8 años y prácticamente están como entonces. No obstante, es una visita que explica al joven Le Corbusier, su concepción del color y la arquitectura y el intento de industrialización que no llegó a tal. Las empresas y operarios no fueron capaces de entender lo que encerraban sus proyectos.
    De todas maneras, pensad que estas viviendas fueron proyectadas en 1924, cuando lo que se hacía eran viviendas con cubiertas de teja, órdenes clásicos, frontones y rocalla. Le Corbusier, 20 años por delante.
    Todavía son modernas.

    1. Como bien dices es una lástima el estado en que se encuentra el barrio, pero he de reconocer que su historia me fascinó. La idea inicial del proyecto, su complicada construcción, la transformación por parte de sus usuarios… Esta claro que cada visita que hago a una de sus obras me aporta algo nuevo.
      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo!

Deja un comentario