IMO. Un referente en microcirugía ocular en Barcelona

imo-barcelona-llinas-promenade

Josep Llinàs |

Barcelona, Spain [2002-2009] 


Hace unas semanas tuvo lugar el 48h OpenHouse Barcelona, un festival de Arquitectura que se celebra anualmente en algunas ciudades tan interesantes como Londres, Melbourne, Tel Aviv o New York, entre otras. Se trata de un fin de semana en el que es posible visitar algunos de los edificios más emblemáticos e interesantes de la ciudad de forma totalmente gratuita, muchos de los cuales son inaccesibles al público durante su funcionamiento habitual.
Aprovechando este evento, tuve la oportunidad de visitar un edificio que habitualmente tan sólo se puede recorrer como paciente. Se trata del Instituto de Microcirugía Ocular IMO, inaugurado en 2009, que se encuentra en la zona alta de Barcelona.


imo-barcelona-llinas-patio


El Instituto se fundó en 1994 por un equipo de médicos, y pronto necesitó de unas nuevas instalaciones debido a su gran éxito. Así, el grupo decidió crear un centro de referencia internacional en oftalmología, y fue en septiembre de 2002 cuando Josep Llinàs ganó el concurso de ideas para construir la nueva sede.

El edificio se encuentra a los pies de la Sierra de Collserola, en una situación elevada con respecto a la ciudad y gozando de unas vistas privilegiadas de Barcelona y el mar.
Aprovechando éstas condiciones, el arquitecto abre el edificio hacia la ciudad por su fachada sur y sotierra la parte del programa que no requiere luz natural, de manera que quede integrado con su entorno.


imo-barcelona-llinas-entrada


En las primeras maquetas, el proyecto contaba con una forma ortogonal y estática, pero éste fue evolucionando hasta convertirse en un objeto que se posa sobre el terreno e intenta pasar desapercibido, a diferencia de los edificios que lo rodean.

No obstante, el tráfico de la Ronda de Dalt, justo enfrente del IMO, supone un gran impacto tanto acústico como visual sobre el edificio, condicionando su forma. La fachada principal del IMO, de un impoluto blanco clínico, muestra la cara con la que el edificio se presenta a la ciudad.


imo-barcelona-llinas-facade


Éste es un edificio peculiar, ya que la visita al mismo empieza incluso antes de entrar en él. El acceso tiene lugar desde una calle lateral, y da paso a una promenade architecturale  -paseo arquitectónico- que, empleado en su momento por Le Corbusier, supone una experiencia estética para el usuario. Se trata de un recorrido semi-cubierto que conduce a la entrada del edificio, en el cual por un lado se puede disfrutar de la arquitectura y por el otro de unas vistas increíbles de Barcelona.


imo-barcelona-llinas-promenade-arch

imo-barcelona-llinas-entrada


Una vez dentro, el programa se distribuye de forma funcional, para lo que el arquitecto se ayudó también de las opiniones y sugerencias del personal médico. Las áreas donde no debe haber luz natural, como los quirófanos y consultorios, son las que se sitúan en la parte inferior e intermedia, semienterradas en la montaña. En cambio, las zonas que precisan luz natural, como las salas de espera, la cafetería y los despachos, entre otros, se llevan a la fachada sur del edificio, donde también cuentan con las vistas a la ciudad y el mar.


imo-barcelona-llinas-waiting

imo-barcelona-llinas-interior


Esto lo pudimos comprobar en la gran sala de espera anexa a la recepción, que es donde empezamos nuestra visita. En ella, gracias a un juego de cubiertas y pérgolas, se filtra la luz de una manera muy agradable. Las formas buscan el máximo confort visual, ya que no debemos olvidar que nos encontramos en un edificio dedicado a la vista. De hecho, Josep Llinàs señala la relación entre el edificio y el ojo, comparando las cristaleras con la córnea y el juego de cubiertas con las pestañas.


imo-barcelona-llinas-espera

imo-barcelona-llinas-skylight


Otra de las cosas que cabe destacar es la interesante organización de los recorridos interiores, donde se separa siempre a los pacientes del personal médico. Esto lo consigue mediante una distribución en peine de los pasillos, que se repite también en sentido inverso. Así, cada consulta tiene dos puertas, una para el paciente y otra para el doctor, facilitando el funcionamiento interno del centro.


imo-barcelona-llinas-corridor

imo-barcelona-llinas-doct


Durante la visita recorrimos tanto los espacios más públicos, destinados al paciente y sus acompañantes, como las zonas del personal médico. Aparte, también pudimos ver algunas de las áreas destinadas a fomentar la docencia y la investigación en el IMO, como es el caso de la biblioteca, y disfrutamos de algunos de los espacios exteriores que ayudan a entender mejor el edificio y su integración con el entorno.


imo-barcelona-llinas-library

imo-barcelona-llinas-ariza


Y por último, no me queda más que recomendaros visitar el IMO en caso de que os sea posible. Os puedo asegurar que no sólo merece la pena por el diseño del edificio, sino también por el ambiente y profesionalidad que se respira en él. Poder ver una arquitectura como ésta con un fin tan interesante, como es la medicina ocular, es una oportunidad única.


imo-barcelona-llinas-office

imo-barcelona-llinas-coberta

imo-barcelona-llinas-surgical

3 thoughts on “IMO. Un referente en microcirugía ocular en Barcelona

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.